VEN RÁPIDO, SI NO…

Nunca había dado una conferencia tan tarde en mi vida, eran las 10 pm y estábamos recién en el primer break cuando un joven ingeniero se me acerca y me pregunta por qué ya no escribo posts.
Ciertamente son más de dos años que no escribo, pero este ingeniero me ha inspirado a hacerlo nuevamente (sí, gracias a tí estoy escribiendo ahora).  No sé si el constante trabajo me permita hacerlo continuamente como antes, pero al menos ya estoy rompiendo la inercia con este post.  Bien, ¡empecemos!

Hace unos años mi vida era bastante desordenada, solía salir hasta altas horas de la noche o mejor dicho hasta que las primeras luces del alba se hacían notar.  Muchas veces mi esposa y yo iniciábamos el trámite de alistarnos recién a las 2am para estar en las discos a las 2:45.  ¡Qué joven era!  Hoy por hoy se me haría muy difícil retomar un ritmo de vida así.  De hecho, no lo extraño.  Vivo muy tranquilo en familia escribiendo este post un sábado a las 10 de la noche.
Algunas veces salía sin mi esposa en modalidad “noche de patas” y recuerdo muy bien que tenía mi límite hasta la 1am para volver a casa, ese era el tope propuesto por ella cuando no salíamos juntos.
La mayoría de veces, alrededor de la medianoche, ella me llamaba para decirme “¿ya vienes?, si vienes rápido te doy tu premio”  ̶ lector, ojo que por premio mi esposa entendía servirme un generoso pie de manzana con helado de vainilla, mi postre favorito, con lo cual lograba dos cosas: que volviera más temprano del límite y que dejara de beber, ya que helado con alcohol no va ̶ .
Pero a estas alturas estarás pensando: ¿Félix retomó los posts para contarnos su vida privada? Pues no, éste no es un post de mis recuerdos.  De hecho, es bastante técnico:

Cuando mi esposa me decía “si vienes rápido (antes del límite) te doy un premio”, es lo que llamamos una aceleración dirigida.  En este caso mi esposa, en su calidad de Owner me pide a mí, el Contratista, que acelere a cambio de un premio.  En construcción ese “premio” se cotiza y se llama Change Order, el cual viene con su utilidad respectiva.  Este es el tipo de aceleración más armoniosa que puede haber en los proyectos, ya que el Owner es feliz porque su proyecto puede ser terminado antes de lo planeado y el Contratista también anota un extra en sus utilidades.  En otras palabras, mi esposa es feliz de tenerme en casa antes de tiempo y yo feliz por comer lo que más me gusta.
Algunas otras veces la noche estaba sosa o yo tenía muchas cosas que hacer al día siguiente, entonces, por propia voluntad y beneficio, regresaba a casa pronto.  Aquí estamos ante una aceleración voluntaria.  Esto se da cuando el Contratista, unilateralmente, decide acelerar su propio trabajo obteniendo algún beneficio, por ejemplo cuando tiene otro proyecto interesante y necesita transferir personal a este nuevo proyecto.  A veces, y he sido testigo de esto, el Contratista decide acelerar para tener mayor ingreso en su flujo de caja por un motivo específico.  La aceleración voluntaria, en principio, no debería costarle al Owner.  Sin embargo, algunos contratistas pueden proponer algún beneficio por dicha aceleración.  Algo así como: “Mi amor, ¿me das mi postre si llego temprano hoy?

Siguiendo el ejemplo de mi esposa, a quien adoro (debo poner énfasis en decirlo, ya que ella lee todos mis posts), les cuento esta situación que me pasó hace algún tiempo: Voy de regreso a casa cumpliendo con mi límite de la 1am y se me pincha un neumático.  Repararlo me tomaría unos 30 minutos extra, por lo tanto, la llamo y le explico lo que ha pasado y le anuncio que voy a llegar pasando la 1:30 am.  Es decir, pido mi extensión de plazoPero ella muy enfadada me dice: “¿qué?, ni hablar. Llegas aquí como sea a la 1am”.  Mi justificación es buena, al menos eso creo que yo, pero mi esposa no la acepta.  Lo único que me queda por hacer es apresurar la reparación del neumático y hacer todo el esfuerzo por recuperar esos 30 minutos perdidos para llegar a tiempo a toda costa, lo cual implica riesgos como manejar más rápido y con mucho estrés, ya que acostumbro manejar despacio.

  • Para que exista una aceleración constructiva se tiene que dar lo siguiente:
    – El Contratista experimenta un atraso excusable
    – El Owner tuvo conocimiento de tal atraso y fue notificado por el contratista en el tiempo apropiado, según contrato
    – La extensión de plazo fue denegada o postergada por el Owner
    – El Owner exige que el Contratista haga esfuerzos necesarios para finalizar el proyecto dentro del mismo plazo, sin considerar ninguna extensión de plazo
    – El Contratista incurre en costos adicionales debido a la aceleración.

¿Lo ven? Igual que en la situación con mi esposa, la aceleración constructiva es un clásico en los reclamos de construcción.  De hecho, ahora mismo debo revisar el reclamo de un Contratista que la ha sufrido, así que mi tiempo de escritura ha terminado.
La próxima vez que tu pareja te pida que regreses pronto a casa, pregúntate a ti mismo qué clase de aceleración es ésta.  Recuerda que existen tres tipos de aceleración: dirigida, voluntaria y constructiva; y un solo tipo de mujer que amo: mi esposa.
Hasta pronto.

Síguenos en: Facebook, LinkedIn, YouTube