¿ES BUENO TRABAJAR CON LA COMPETENCIA?

Es bueno trabajar con la competencia?

Por: Felix Soto Morales

El año 2008 fue fantástico!  Tuve mucho trabajo como consultor de empresas privadas del rubro de minería y construcción.  Además, viajé frecuentemente al extranjero para profundizar mi capacitación y para poder enseñar softwares que son de mi dominio.

Y ni qué hablar de la parte económica.  También me fue bien con la familia y la salud.  El amor, eso sí es otra historia.  Francamente, estaba muy orgulloso de mí mismo.  Tal vez por eso, si alguien me hablaba de la competencia en aquel entonces, yo no me preocupaba.  Me creía el mejor! jajaja.

Hoy por hoy, mi manera de pensar ha cambiado, el tiempo me ha permitido conocer a muy buenos consultores que ofrecen los mismos servicios que yo; también mi porcentaje del mercado ha disminuido.  Sin buscarlo, hace dos años fui llamado por la competencia para realizar un pequeño servicio; nada de orgullos, necesitaba del dinero, así que acepté.  Después de eso tuve otros trabajos, muchas veces junto a personas con las que jamás hubiera pensado trabajar.  Increíble!

No existen aspectos negativos cuando trabajamos con la competencia, sólo positivos:  Compartimos técnicas de aprendizaje, diferentes métodos para cobrar a los clientes y desde luego el conocimiento.  Incluso me han enseñado algunas cosas sobre los softwares que yo no conocía, pero sobre todo, creo que lo más importante es que gané amigos para toda la vida.

Me parece muy cómico cuando presento a mis antiguos «enemigos» como los mejores consultores ante mis clientes.  Si hace ocho años alguien me hubiera dicho que haría eso, le hubiera contestado con un rotundo: «tú estás loco!»

Lo que me gustaría aconsejarles con este pequeño post, es que no bloqueen sus ideas, su manera de pensar puede cambiar y efectivamente cambiará a través del tiempo.  A eso es lo que llamamos evolución.

Ahora pienso que aunque los precios de los metales y las materias primas suban nuevamente y la condición del mercado de trabajo mejore (somos un país que depende totalmente de la minería), sé que continuaré trabajando junto a mi competencia; aunque hoy ya no los llamo así, sino  «mis amigos».  Estoy muy satisfecho de trabajar con ellos.

Síguenos en Facebook: https://www.facebook.com/Metacontrol.Ingenieros/

Más artículos en: www. metacontrol.com.pe/articles.html

Advertisements

EL LADO OSCURO DE SER CONSULTOR INDEPENDIENTE

Titulo del articulo del ing. Felix Soto  El lado oscuro de ser consultor independiente

Por: Felix Soto Morales

Negociar la representación de un software en el Reino Unido, tener una conferencia telefónica con la India para vender un curso de video en línea, capacitar ingenieros en Chile, capacitarme en Alemania, transferir dinero a las Islas Vírgenes, discutir los alcances de un seguro de vida en Texas, enviar una propuesta de negocios a Noruega o dar asistencia sobre un software específico en España, son hechos que jamás me hubiera imaginado hacer; sin embargo, todo esto sucede porque un día decidí renunciar a mi trabajo y empezar mi negocio propio como consultor independiente.

Desde entonces, la aventura no ha parado.  El hecho de estar en contacto constante con el mundo es una de las mejores cosas que me ha pasado, sin discusión alguna.  Y he empezado con uno de los aspectos positivos porque ser emprendedor requiere también muchos sacrificios.  En las siguientes líneas voy a contarte mi experiencia.  Tal vez te ayude si estás pensando en ser tu propio jefe:

Tendrás menos amigos de lo que acostumbrabas

Cuando eres empleado compartes la mayor parte del tiempo con tus colegas, después de unas semanas o meses ya has hecho algunos amigos más.  Algunos  llegan a ser novios y otros hasta terminan siendo esposos.  Es inevitable no llegar a ser “amigos cercanos” cuando pasas más del 50% de tu tiempo en tu centro de trabajo.

Desde que renuncié a mi empleo, ha sido una historia completamente diferente para mí.  Como consultor visito empresas para ver proyectos específicos: una capacitación, una consultoría o simplemente para vender mis servicios.  Paso muy poco tiempo con “la gente” en el trabajo.

Desde luego he conocido a gente valiosa, grandes colegas con quienes he compartido información, gente que admiro y de la que disfruto, personas con las que puedo sentarme a beber una taza de café.  Pero soy y siempre seré un tercero, no pertenezco a la compañía a la que presto mis servicios, nunca!  Recuerdo muy bien una vez que estaba sentado sólo en mi cubículo haciendo mi trabajo, mientras todos celebraban los cumpleaños del mes de la empresa; o peor: una vez fui invitado a celebrar y cantar el happy birthday a una persona a la que jamás había visto en mi vida!  Al principio me sentía mal, pero ahora ya estoy acostumbrado.  Así que advertidos están.

Puedes perder algunas fechas personales importantes para tí

Nunca ruego por un trabajo, pero tampoco rechazo las buenas oportunidades y algunas veces éstas se dan en fechas significativas.  Por ese motivo he debido perder un cumpleaños de mi hija, mi décimo aniversario de bodas, un concierto de mi banda favorita, entre otros.  He tenido que pasar mi propio cumpleaños en un proyecto en el medio de la nada, sin siquiera recibir llamadas telefónicas porque no había señal.  Después de 10 años de ser consultor independiente, mi esposa y mis hijos ahora comprenden muy bien que eso es parte de mi trabajo.  La parte bonita de todo esto es que es también una oportunidad de extrañarnos el uno al otro, incluso cuando viajo por un par de días, a mi regreso siempre soy recibido con besos y abrazos.

El trabajo puede continuar incluso después del horario de oficina

Algunas personas piensan que mi tarifa es alta, por supuesto que mis clientes no, por ello quienes me contratan están seguros de dos cosas: que tendrán un trabajo bien hecho y a tiempo.  Algunas veces —bueno, vamos a ser honestos… casi siempre!—, trabajo en días feriados, domingos, incluso en Navidad si es necesario para cumplir con las metas de mis clientes.  En mi mundo, los clientes siempre piden lo imposible cuando se trata de fechas límite para la entrega de mis servicios.  “Entonces, lo quieres para mañana? Ok, no hay problema” Es lo que suelo responder.  En esos casos, debo admitir que soy un poco más caro, jajaja.  El truco, para mí, para trabajar en horas inapropiadas, es escuchar mi música favorita.  Canto, sacudo la cabeza y hasta me pongo a bailar cuando trabajo en casa durante esas horas.

Bueno, en este post he remarcado sólo tres cosas difíciles de convertirse en emprendedor, de acuerdo con mi experiencia.  Desde luego que no tiene que ser lo mismo para tí.  Existen muchas otras y ni siquiera he mencionado aún los aspectos positivos de ser independiente.  Hay muchas cosas buenas también!, pero de ellas escribiré en un siguiente post, porque justo ahora (Sábado 11:45pm) mi esposa me está apurando para ir a la fiesta de un muy buen amigo nuestro.

Más artículos en: www. metacontrol.com.pe/articles.html